Fertilizantes ecológicos para tu huerto casero: cómo hacerlos y usarlos

Para que crezca sano y fuerte, tu huerto casero tiene que ser fertilizado varias veces al año con productos que le aporten diferentes elementos, como el nitrógeno, el potasio o el fósforo. Si no quieres usar productos químicos y prefieres optar por fertilizantes naturales y ecológicos, te propongo varios tipos de fertilizantes ecológicos que puedes preparar en casa.

Una ventaja importante de estos fertilizantes es que no llevan químicos y son inocuos, así que puedes usarlos tranquilamente en el huerto con niños y niñas. Los peques pueden manipular la tierra fertilizada sin temor, ya que estos productos naturales y ecológicos no les dañarán la piel ni supone ningún peligro para ellos.

Antes de empezar a tirar fertilizantes, es importante comprender su importancia. No todos aportan los mismos nutrientes a las plantas, y comprender esas necesidades es fundamental para un jardín y un huerto ecológico casero sano.

Fertilizantes ecológicos para tu huerto casero: cómo hacerlos y usarlos

Nitrógeno

El nitrógeno es uno de los principales nutrientes que tienes que aportar al suelo de tu huerto. Sin un aporte suficiente, las plantas se debilitarán. Uno de los primeros síntomas es que los nervios de las hojas se quedan muy marcados, sobre todo en las hojas adultas, que tomarán un color amarillo o naranja en los bordes. Las hojas nuevas no crecerán, se quedarán amarillentas y rígidas. Otro efecto de la falta de nitrato es una escasa floración, y escaso rendimiento en los frutos, que tendrán la tendencia a madurar demasiado. 

El exceso de nitrógeno tampoco es bueno para las plantas de tu huerto, ya que provocará que las raíces no se desarrollen correctamente. Las plantas serán más sensibles a posibles enfermedades o incluso a plagas, y sus frutos tardarán más en madurar. Sus hojas, sobre todo las adultas, tomarán un color violáceo.

Potasio

El potasio tiene mucha importancia para los jardines y los cultivos. Favorece el desarrollo de las raíces y de la planta en general, y ayuda a que sea más resistente a las plagas, las enfermedades y las plagas. Además, también provocará que los frutos de la planta tengan más azúcar y más zumo y sean más grandes.

Una planta con falta de potasio tendrá las hojas curvadas hacia arriba, como enrolladas, moteadas y poco verdes.

Fósforo

El tercer nutriente básico para un huerto casero saludable es el fósforo, que favorece que las plantas den flores y frutos, además de tener un rol muy importante en la fotosíntesis. Sin fósforo, las plantas se debilitarán de forma general, con los nervios de las hojas adultas más marcados.

En cambio, si se produce un exceso de fósforo, las plantas no podrán absorber el hierro, por lo que tendrán deficiencia de este mineral, cosa que provocará que las hojas se pongan amarillas, se arruguen y se caigan. Los frutos serán muy coloridos, pero sin sabor y más ácidos.

Demasiado potasio también tiene efectos negativos, ya que interfiere en la absorción de magnesio, hierro, boro, calcio y zinc por parte de la planta.

Cómo utilizar el fertilizante

Para usar cualquier fertilizante, hay que comprender que la tierra de un huerto casero o un jardín puede necesitar fertilizantes en dos momentos diferentes. En primer lugar, está el momento previo a la plantación. Se trata de preparar el suelo para que sea equilibrado y suficientemente rico para que nuestras plantas crezcan bien. Para eso van bien los fertilizantes sólidos, ya sea en polvo, en gránulo, etc.

El segundo momento es, después de plantar, en cuanto notes que tus plantas tienen alguna carencia. Para este tipo de acciones, la mejor opción es utilizar fertilizantes líquidos, ya que su absorción y efecto es mucho más rápido y a corto plazo. Ten en cuenta que para que funcione bien, tienes que regar primero, como harías de costumbre, y solo después regar con el fertilizante.

Una vez explicado eso, déjame decir un par de refranes que vienen muy a cuenta: más vale prevenir que curar, y la mejor defensa es un buen ataque. Con esto quiero decir que siempre es mejor preparar bien el sustrato antes de plantar que rectificar las carencias de nutrientes una vez está la planta ya en marcha. El resultado es muy diferente, tener una buena base permitirá a tus plantas crecer mucho más sanas.

Fertilizantes ecológicos de plátano

Es bien sabido que el plátano es rico en potasio, y puede servir para aportar a nuestro huerto la cantidad que éste necesita. Se puede usar de muchas formas diferentes:

Fertilizantes ecológicos para tu huerto casero: cáscara de plátano

Compost casero de plátano

Si haces en casa compost, pon cáscaras de plátano a compostar. Este método tiene la desventaja de ser lento, ya que tienes que esperar que el proceso de compostaje se complete, y además no es muy útil si necesitas un aporte importante de potasio. En cambio, sí que servirá para que tu compost sea más rico pero evitando el exceso de este mineral.

Una solución parecida pero más efectiva es poner una cáscara de plátano directamente en el agujero en el huerto donde plantaremos nuestra planta. De esta forma, se descompondrá de forma natural en el suelo, aportando poco a poco el potasio necesario para que den frutos más jugosos. La puedes poner entera, pero siempre se descompondrá mejor si la cortas previamente en trocitos.  

Té de plátano

Una forma de usar el plátano como fertilizante es preparando té de plátano. Se puede hacer de muchas maneras como por ejemplo muestra en este vídeo:


Otra receta que no necesita ebullición es poner 5 ó 6 cáscaras a remojo en un litro de agua durante 24 horas. Después se filtra el agua y ya está listo para usar. Tanto en un caso como en el otro, basta con regar las plantas del huerto o del jardín con este té.

Como alternativa al té de plátano, también existe la infusión de cáscaras de patata. Es igual de fácil de hacer y muy efectivo para aportar el potasio necesario a nuestras plantas:

Cáscara de plátano deshidratada en polvo

Este método es más laborioso que los anteriores. Consiste en secar las cáscaras en el horno (una hora al mínimo en el horno, o con un deshidratador), y molerlas después con un mortero o un molinillo de café. Las ventajas de este método es que ese polvo de cáscara se puede conservar hasta un año en un tarro de cristal bien cerrado.

Se puede usar de muchas maneras. Se puede mezclar con la tierra antes de plantar, para preparar bien el terreno. También se puede espolvorear encima de la tierra cuando la planta está floreciendo, a razón de una taza por metro cuadrado, o incluso mezclar una cucharada sopera en 20 litros de agua para regar.

Fertilizantes casero de café

El café es una muy buena fuente de nitrógeno para el huerto familiar o el jardín. Lo puedes usar ya sea en grano, molido o incluso el poso o restos del café que hagas en casa.

Fertilizantes ecológicos para tu huerto casero: café

Aquí quiero hacer un pequeño paréntesis y añadir que el cultivo de legumbres también es muy bueno para ayudar a fijar el nitrógeno al suelo. Así que es recomendado rotar los cultivos de tu huerto y cultivar de vez en cuando legumbres para ayudar a enriquecer el suelo.

Compost de café

Puedes añadir perfectamente el poso del café al compost que hagas en casa. Se descompondrá como cualquier otro resto orgánico, y aportará un buen nivel de nitrógeno al compost. Eso sí, es mejor no superar el 20% de restos de café en el compost o el aporte será excesivo, provocando los daños que hemos visto más arriba.

Si tienes granos usados de café, o incluso molidos, los puedes añadir también al fondo de tus macetas de forma generosa, o en el agujero de tu huerto (igual que con la cáscara de plátano). De esta forma, irá liberando sus nutrientes de forma lenta pero constante.

Café molido

Otra opción es espolvorear el café molido encima de las plantas ya sean comestibles u ornamentales. Si quieres usar el poso de esta forma, es mejor dejarlo secar primero, para que no se pudra, o usarlo inmediatamente después de preparar el café. Una ventaja de este sistema es que también actuará como barrera para caracoles y babosas.

Riegos de café

Puedes regar tus plantas con café para una acción más rápida, sobre todo si tus plantas están muy afectadas. Prepara un café “normal” y añade el doble de agua, para que quede diluido. Déjalo enfriar y úsalo para regar cuando esté a temperatura ambiente.

Fertilizantes natural con ceniza

Fertilizantes ecológicos para tu huerto casero: ceniza

La ceniza de madera es un excelente fertilizante, que aporta fósforo a la tierra, así como potasio. Además, sirve también como barrera natural contra ciertas plagas, como caracoles y babosas. Pero cuidado, para que sea bueno para tu huerto casero, tiene que tratarse exclusivamente de ceniza de madera y de nada más.

Puedes mezclar entre medio kilo y un kilo de ceniza de madera por metro cuadrado de tierra cuando prepares o añadas tierra. También tienes la opción de diluir 5 cucharadas soperas de ceniza por litro de agua y usar esa agua para regar.

Comentarios