Mi experiencia con la copa menstrual

Los productos de un solo uso son, por definición, contrarios al ecologismo. Por supuesto, los tampones y las compresas forman parte de esos productos. Pero existen varias alternativas reutilizables y ecológicas, como la copa menstrual.

Mi experiencia con la copa menstrual

Por si no las conoces, las copas menstruales son unas pequeñas copas de silicona quirúrgica, que se introducen en la vagina de la mujer durante la menstruación para recoger la sangre. Ahí quiero hacer varias anotaciones. En primer lugar, la silicona quirúrgica es plástico, sí, pero biocompatible y seguro. Si se usa bien, cada copa puede tener una vida útil de diez años, así que el consumo de plástico es realmente mínimo. Por otro lado, está el tema de “recoger” la sangre. Al contrario que los tampones, las copas no absorben, solamente recogen, por lo que es mucho más respetuoso para el cuerpo, disminuyendo así el riesgo de infecciones.

Una vez dicho esto, quería explicaros mi experiencia personal. La verdad es que nunca me he sentido cómoda con el uso de los tampones, así que era muy reticente a las copas. Pero mi conciencia ecológica gritaba cada mes con todo ese plástico, usado y tirado a la basura, sin poder ser reciclado, y sabiendo que tardarían unos 200 o 300 años años en descomponerse. Así que a principio de año me lancé, y compré mi primera copa menstrual, convencida de sus beneficios.

Cuando llegó el momento de estrenarla, la cosa cambió. Los primeros días me molestaba, la notaba mucho a pesar de haber hablado con otras mujeres que me aseguraban que no se notaba nada. Además, su colocación no me resultaba nada fácil. No es que me molestara mancharme un poco los dedos al colocarla, sino que no terminaba de colocarla bien del todo. Luego me pasaba las horas siguiente yendo y viniendo al baño para comprobar que estaba bien y no había “escapes”. Vamos, que el primer mes fue una muy mala experiencia.

Estuve a punto de rendirme. De hecho, las primeras noches no me atreví a usarla, y volví a las compresas desechables. Pero tras hablar con una asesora profesional de una conocida marca de copas menstruales, me decidí a continuar otro mes de prueba. Me aconsejó probar varias formas de doblar la copa para introducirla, y tomarlo con calma.

Tras unos cuantos meses, ya puedo decir que, ahora sí, la copa menstrual ha supuesto un cambio muy positivo para mí. Como la experiencia hace al maestro, tras probar varios doblados terminé por encontrar el más cómodo para mí, así como la mejor posición para colocarla. Ahora, su uso me resulta fácil y sin problemas.

Por eso, si tú eres de las que, como yo, no se atreve, o tras un primer periodo de prueba piensas que no es para ti, te recomiendo encarecidamente que le des una segunda oportunidad y tengas un poco de paciencia. En mi caso te aseguro que valió la pena.

Otras alternativas

Alternativas ecológicas a compresas y tampones: Aplicador reutilizable

No tengo experiencia con otras alternativas ecológicas para la menstruación, pero existen muchas. Por ejemplo, las compresas de tela, las esponjas marinas naturales o incluso los aplicadores de tampones reutilizables (reutilizable solamente el aplicador, el tampón lógicamente no). Esos aplicadores son muy parecidos al de la foto de arriba, aunque el que muestro es un aplicador para copa mentrual, que viene muy bien para novatas y torpes como yo. 

¿Y tú, tienes experiencia con estos productos? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Comentarios

  1. la verdad aun no he probado la copa de menstrual pero creo que es una alternativa muy buena para no contaminar y ademas me parece muy limpia. Yo tengo miedo que me pase que me sea incomoda pero bueno creo que es un buen producto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve de ayuda, a mí me pasaba lo mismo, tenía miedo que no me fuera cómoda. Pero si es la talla correcta, como la silicona se amolda al cuerpo no notas nada, te olvidas que la llevas puesta en seguida.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Pues llevo tiempo pensando en comprar una copa menstrual por ser ecológica y tener múltiples ventajas pero temo que me pase lo que te ha pasado, que no sepa colocarla bien y resulte incómoda. Pero bueno como dices, paciencia y práctica. Creo que me animaré al final.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que compensa, pero hay que aprender a usarla, como todo. Si te animas, no dudes en consultar con la marca en caso de dudas, suelen tener expertxs que te aconsejan para que su uso sea más cómodo y fácil. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. La copa menstrual, da un poco de rechazo al día de hoy por falta de conocimiento. La primera experiencia, si nunca has probado un tampón puede ser regulera. Aún así, es un método más seguro que con el tiempo, le vas cogiendo el tranquillo. Vamos, animo a probarla y paciencia, que así empezamos todas y luego no es para tanto. Yo lo recomiendo, y para disfrutar de las vacaciones, playita... no da problemas, pero todo es cuestión de la persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me ha ido genial este verano, me ha venido la regla justo los días que nos hemos ido fuera de vacaciones y la copa me ha salvado. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Me he visto tan reflejada en tu artículo...
    Yo hace mucho tiempo que uso las copas menstruales, y es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, ya no solo a nivel salud, porque ni nos imaginamos la de cosas qué llevan los tampones y compresas, y como no por el tema ecologismo.
    Pero cierto es que el primer mes fue una odisea. Me molestó el primer día, y cuando le pillé el truquito me obsesioné con si se me escapaba algo jajaja un drama vamos.
    Pero a día de hoy, sin duda, no la cambio por nada.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo igual, con lo del miedo que se escape. A día de hoy, tras meses de uso, hay veces que igualmente me voy al baño a comprobar que esté bien. Y es solo manía, porque después está todo bien... Aun así, compensa :) ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Me he visto tan reflejada en tu artículo...
    Yo hace mucho tiempo que uso las copas menstruales, y es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, ya no solo a nivel salud, porque ni nos imaginamos la de cosas qué llevan los tampones y compresas, y como no por el tema ecologismo.
    Pero cierto es que el primer mes fue una odisea. Me molestó el primer día, y cuando le pillé el truquito me obsesioné con si se me escapaba algo jajaja un drama vamos.
    Pero a día de hoy, sin duda, no la cambio por nada.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Hola, tengo una y nunca veo el momento de usarla, tengo en mi interior un quiero y un no puedo, a ver si gana el quiero, no conocía el aplicador reutilizable de tampones, vaya, vaya...me voy a informar, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI ya la tienes, puedes probar primero un rato y a ver qué tal. Evitar por ejemplo las noches las primeras veces, o si tienes que salir mucho tiempo de casa. Pero a la que le coges el truquillo ya verás como no lo cambiarás por nada ;)

      Eliminar
  7. Yo cada día me convenzo más de comprarme una, pero me tira para atrás lo que tú comentas que si con los tampones no soy nada hábil, qué haré con la copa. Me ha animado tu post así que a ver si empiezo el trabajo y me hago con un par, para poder ir intercambiando y lavarlas bien. También me dan curiosidad las compresas de tela, pero me parecen bastante menos higiénicas. Nos tendrás que dar los trucos que te han enseñado para ponerla bien. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La marca Enna ya viene con dos copas y con aplicador, y no es muy cara. Para lavarlas, lo mejor es ponerlas en agua hirviendo unos minutos, así se mata todos los gérmenes. Y de trucos, era primero comprobar que la talla fuera la buena, y luego las diferentes formas de colocarla. A ver si me animo a hacer otro post con los detalles ;) ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  8. Vaya información que me has proporcionado!!! Wooow!!
    Increíble todo lo que comentas!!! No se si me atreva a probarla ya que me causa un poco de miedo que se riegue todo el plasma!!! Pero si lo hago, será gracias a vos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues anímate! Ya verás que es muy práctica y cómoda, una vez te acostumbras :) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola nena, pues la verdad yo soy una adicta a mi copa menstrual, como todas al principio es un sufrir, ya sea por que no te la colocas bien, te da miedo, esperas sentir de todo y no pasa nada, te llenas de dudas, etc, etc. Pero la realidad es que tengo ya un año con ella, super práctica, no contaminas, ya no tengo cólicos, mi ph se mantiene casi igual, inclusive he de decirte que me permite hacer de todo.
    Si hay que cuidar la marca, que no sean chinas, y de mantenerla limpia para un rehuso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, que sea buena es importante ya que si no puede haber problemas, como que se rompa o que el material no sea todo lo bueno que tiene que ser. Pero es verdad que he tenido muchas menos infecciones desde que uso copa, al no llevar cloro, blanqueadores y químicos como tampones y compresas es mucho más respetuoso.

      Eliminar
  10. Hola guapa, pues conoci la copa menstrual hace tiempo y desde entonces la llevo usando, eso si, primero me compre una talla grande y luego tuve que pasar a algo mas pequeño porque la grande me costaba mucho de poner y con la otra, de maravilla!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario