Alimentación ecológica para niños y niñas: todo lo que necesitas saber

Estamos viviendo un aumento considerable de la alimentación ecológica y del consumo de productos ecológicos en general. Este fenómeno va más allá del efecto moda, se trata de una concienciación general sobre la necesidad de comer productos más naturales y sanos, y más respetuosos con el medio ambiente. Las ventajas son muchas para todos, pero son especialmente importantes para los niños. 

¿Quieres saber más sobre la alimentación ecológica para niños y para adultos? Descúbrelo a continuación.

Índice:
¿Qué es la alimentación ecológica?
¿Por qué es necesaria para los niños?
Alimentación km 0 o de proximidad
Aliados y enemigos de la alimentación ecológica
Consejos para no gastar demasiado

¿Qué es la alimentación ecológica?

Con la industrialización, se ha generalizado de forma vertiginosa el uso de productos químicos para mejorar el rendimiento de los cultivos. Sin embargo, resulta difícil conocer el alcance de los efectos a largo plazo de estos pesticidas, herbicidas, fertilizantes y demás químicos que se almacenan poco a poco en nuestro organismo. 

De hecho, se ha relacionado el uso de pesticidas, herbicidas y plaguicidas con enfermedades en el sistema reproductivo, hígado, cerebro y sistema inmunológico, con una mayor incidencia de alergias. Además, se está demostrando que también aumenta la incidencia de cáncer, aunque sea pasados 30 años o más.

Alimentación ecológica para niños

En contraposición, la alimentación ecológica apuesta por unos alimentos más naturales, más sanos, en cuyo cultivo no se ha utilizado productos químicos. Actualmente la agricultura ecológica utiliza muchas innovaciones tecnológicas e investigación, y se basa en un alto conocimiento sobre la ecología, los suelos y la nutrición de las plantas, así como en el manejo de las plagas y plantas y de sus ciclos, el potencial genético y biológico de los cultivos y de los animales, así como un mejor manejo de las técnicas agrícolas y ganaderas.

Así pues, en términos generales, podemos definir la alimentación ecológica como aquella que se basa en alimentos no tratados con productos químicos, que no han sido procesados con aditivos. Con este tipo de alimentación, se pretende por un lado alimentase mejor, con productos más sanos, naturales y nutritivos, y por el otro, reducir la contaminación y respetar la biodiversidad gracias a una producción más respetuosa.

Cabe destacar que a nivel legal, los términos ecológico, biológico y orgánico son sinónimos. De hecho, aunque en España predomine el uso de ecológico, en Alemania y Francia se prefiere el uso de biológico, y en el Reino Unido es más habitual hablar de orgánico. A pesar de ello, existen pequeñas diferencias entre estos tres conceptos a tener en cuenta. Para más detalles, puedes consultar este artículo sobre las diferencias entre bio, eco y orgánico.

¿Por qué es necesaria para los niños?

Las principales ventajas de la alimentación ecológica para los pequeños de casa se pueden dividir en cuatro grandes grupos: salud, sabor, medio ambiente y valores:

Alimentación ecológica para niños

Salud

Con la alimentación ecológica para niños, pero también para los mayores, se pretende mejorar las propiedades de los productos de los que nos alimentamos cada día. Por un lado, los alimentos ecológicos contienen menos pesticidas y productos químicos nocivos, como plomo, cadmio o nitratos. Eso es especialmente importante para los niños, ya que hay que en cuenta que el organismo de los niños es más delicado que el de los adultos. Un cuerpecito como el de un bebé o un niño pequeño tiene dificultades para eliminar eficazmente ciertos tóxicos presentes en los alimentos, como por ejemplo los pesticidas. Según declaraciones del gerente de la empresa Ecoaliment, Fréderic Milon, “la creciente aparición de intolerancias y alergias alimentarias están relacionadas en gran parte con la contaminación ambiental, los residuos fitosanitarios, aditivos y contaminantes alimenticios. Otro grave problema está causado por la presencia de azúcares refinados de asimilación rápida, que provocan hiperglucemia. La presencia de una cantidad elevada de azúcar en los alimentos infantiles puede distorsionar sus costumbres alimenticias”.

Pero además, también se ha demostrado que son más nutritivos. Esto se traduce en alimentos con más vitaminas, minerales, proteínas y azúcares naturales. También ayuda al equilibrio de los aminoácidos, y a la reducción de grasas animales. Según un estudio de la Universidad de Newcastle (UK), las frutas y verduras ecológicas tienen hasta un 60% más de antioxidantes que las que provienen de cultivos no ecológicos. Otros estudios corroboran que los vegetales ecológicos tienen más vitaminas A, C y E, mientras que las carnes ecológicas tienen más omega 3. Es decir, todo ventajas para alimentar bien unas personitas en pleno crecimiento, y una alimentación eco para nuestros niños les ayuda a tener una vida más sana.

Sabor

No siempre es así, pero es un hecho que los alimentos ecológicos suelen tener un sabor mucho más intenso, más “auténtico”, simplemente por el hecho que son más naturales. ¡No hay nada mejor para el paladar! Los niños se acostumbran a los sabores reales, y disfrutan más comiendo.

Medio ambiente

Hay que tener en cuenta que estos mismos químicos que pueden dañar los organismos de los niños (y adultos) también son nocivos para el medio ambiente y tienen un efecto muy perjudicial en la naturaleza. Ríos, suelos, fauna y flora salvaje… Todo queda contaminado por el uso de estos productos nocivos.A menudo los químicos llegan hasta las capas freáticas, ríos, y mares, contaminando el agua. La fauna y la flora también se ven afectado por ello. Un ejemplo descarado y extremadamente preocupante es cómo el uso de pesticidas está acabando con las abejas. Estos insectos son vitales para mantener vivo nuestro ecosistema, y la drástica desaparición de cientos de millones de ejemplares en el mundo está causando una gran alarma entre la comunidad científica por las terribles consecuencias que podría tener a medio plazo.

Valores

Si queremos educar a nuestros hijos con el valor del ecologismo y del respeto al medio ambiente, eso tiene que traspasar todas las faceta de sus vidas, y de las nuestras. La alimentación es una parte vital de nuestras vidas, y es importante que los niños aprendan de dónde viene lo que comen, cómo se cultiva, y las implicaciones que tiene en el planeta. 

Está claro que no se puede hablar igual sobre alimentación ecológica a un niño de 4 años que a uno de 12, pero si ese niño está acostumbrado a ver como en casa se leen las etiquetas de los productos para ver su composición, se busca alimentos saludables, se priorizan los ecológicos, etc, esos valores enraizarán en él o ella de forma natural. Si se acompaña por una explicación de porqué sí o porqué no, ya tenemos mucho hecho.

Alimentación km 0 o de proximidad

Alimentación ecológica para niños

Tal como hemos visto, la comida ecológica está muy bien para el cuerpo y para el medio ambiente. Pero por desgracia, no es suficiente, ya que consumir alimento producidos en la otra punta del mundo ttiene una huella ecológica importante. El transporte internacional de alimentos tiene un impacto ambiental importante, por la contaminación, la emisión de gases de efecto invernadero o incluso el movimiento de especies que acaban siendo verdaderas plagas, con un impacto ambiental y económico escalofriante. Por eso, al optar por productos de proximidad el impacto ambiental se reduce muchísimo, y además de apoyar la economía local también representa defender la biodiversidad local, al procurar la supervivencia de las especies autóctonas.

Por otro lado, los alimentos que son transportados largas distancias necesitan más embalaje que los que se consumen en las cercanías de donde se cultivan. Y más embalaje implica más residuos, muy a menudo de plástico. Además, a menudo esas frutas y verduras necesitan tratamientos de conservación, que no siempre son positivos a nivel medioambiental.

Aliados y enemigos de la alimentación ecológica

Aliados

Legumbres

Las legumbres son el aliado por antonomasia de la alimentación ecológica por múltiples razones. El cultivo de lentejas, alubias, garbanzos y demás ayuda a hacer que la tierra donde se cultiva sea de mejor calidad para las demás plantas. Además, incrementa la materia orgánica de los suelos, mejorando la salud de los mismos. Por eso el cultivo de legumbres es muy idóneo para tierras de tipo magras, así como rotación en otros cultivos. Así se reduce la huella de carbono, además de la reducir también, o incluso eliminar, la necesidad de usar fertilizantes sintéticos para continuar cultivando.

Alimentación ecológica para niños

Por otro lado, este tipo de cultivo requiere de muy poca agua, alrededor de 50 litros por kilo de alimento producido. Así pues, sirve para reducir el consumo de agua, y es muy indicado para cultivar en zonas con pocas precipitaciones.

Y por si no fuera suficiente, se trata de un súper alimento, con muchísimas propiedades y beneficios nutritivos, muy indicado para niños, personas con diabetes, intolerantes al gluten, embarazadas, deportistas, veganos, personas con anemia, que quieren controlar su peso… ¡Vamos, que es ideal para todo el mundo!

Productos de temporada

Un concepto muy relacionado con la alimentación de kilómetro cero o de proximidad es la alimentación de temporada. Comer naranjas en julio, o melón en febrero, por ejemplo, va totalmente en contra de los ritmos naturales de las plantas, por lo que cultivarlas fuera de su temporada supone un esfuerzo mucho mayor en cuanto a recursos, como por ejemplo el agua. Comer productos de temporada implica respetar la naturaleza y conocerla mejor.

Enemigos

Aceite de palma

Alimentación ecológica para niños

La palmera aceitera, planta de la que proviene el aceite de palma, no es mala de por sí para el medio ambiente, pero sí lo es la forma en la que se cultiva. Es una de las primeras causas de desforestación en el mundo, y afecta de forma grave la biodiversidad.

Además, a nivel nutricional el aceite de palma es el peor a nivel nutricional de entre todos los aceites vegetales. Contiene mucha grasa saturada, aumenta el colesterol malo, y algunos estudios dicen que su consumo excesivo puede ser cancerígeno. ¿El problema? Es extremadamente habitual en los alimentos procesados de todo tipo, y se calcula que de media los europeos consumimos unos 60 kilos al año, lo que es una auténtica burrada. Imagínate el impacto de esto los niños a largo plazo...

Alimentos procesados

Los alimentos procesados son enemigos de la alimentación ecológica por muchos motivos. Uno es el que comentábamos en el punto anterior: muchísimos de este tipo de productos lleva aceite de palma, por lo que se llegan a consumir cantidades ingentes de esta grasa vegetal.

Pero además, estos productos necesitan un procesamiento, como su nombre indica, que implica transporte, energía, recursos, etc., dejando una huella ecológica importante. Tener en cuenta también que son alimentos que llevan normalmente mucho embalaje, lo que significa más residuos, que son totalmente prescindibles.

Consejos para no gastar demasiado

Solo hace falta darse una vuelta por el súper para darse cuenta de que los alimentos ecológicos son más caros que los no ecológicos. Y cuando que hay que alimentar dos adultos más uno o avios niños, esa diferencia de precio puede ser insostenible para la economía familiar.

Pero existen ciertos trucos para poder alimentarse ecológicamente sin que el bolsillo se vea demasiado afectado.

Elige bien dónde comprar

Es cierto que tradicionalmente los alimentos ecológicos se encontraban solamente en tiendas especializadas con un coste elevado, pero muchos supermercados e hipermercados convencionales estan optando actualmente por ofrecer productos ecológicos de todo tipo, a un precio muy asequible. Así que comprueba en las grandes superficies que tengas a proximidad, y seguramente encontrarás fácilmente alimentos ecológicos. También vale la pena mirar en el comerci de proximidad, las tiendas de barrio de toda la vida. En el caso de productos frescos, no es raro encontrar huevos de granja, miel, fruta u otros productos ecológicos y locales.

Do It Yourself

El DIY, es decir Hazlo tú mismo en inglés, también es aplicable a la comida. Como hemos visto, los alimentos procesados no son aliados de la alimentación ecológica. Así que siempre que puedas, reniega de los productos procesados y prepara lo que puedas en casa. Por ejemplo, evitar la bollería y hacer meriendas saludables, o dejar de comprar zumo envasado para beber zumo fresco y de temporada. Haz que tus hijos participen, y además de pasarlo bien también aprenderán un montón.

Do It Yourself (2)

Alimentación ecológica para niños

¿Cómo? ¿No había dado ya este consejo? Es que el DIY de la alimentación eco tiene muchas facetas… En este caso, me refiero a crear tu propio huerto urbano. No hay mejor manera que controlar los productos que se usan en el cultivo de un alimento que haciéndolo tú mismo. Y no hay producto más de cercanía o km 0 que el que cultivas en tu casa, balcón, jardín o terraza. Por no hablar del hecho que serán alimentos de temporada. Por otra parte, es una excelente actividad para hacer con los niños. Como ves, ¡todo ventajas!

Niños y embarazadas primero

Los niños son más sensibles a las toxinas, pesticidas y demás químicos que los adultos. Además, ellos comen más que los adultos en proporción a su peso. Así que, puestos a elegir, mejor dar productos ecológicos a los niños primero. En el caso de las embarazadas, es bien sabido que su alimentación repercute de forma muy directa en el bebé que lleva, así que también es muy aconsejable.

Cuidado con la piel

Si tienes que comprar fruta o verdura no ecológica, mejor que sea de la que se pela para comerse, como por ejemplo patatas, plátanos, naranjas o granadas. Muchos pesticidas y demás se quedan en la piel, así que si la retiras no los estarás absorbiendo. Y si no los pelas, lávalos muy bien antes de comer, para eliminar posibles restos.

Cantidad y calidad

Puestos a gastar más en productos ecológicos, procura que sean los que más consumes en volumen o peso. Por ejemplo, no tiene mucho sentido gastar dinero comprando todas las especies ecológicas, de las que el peso consumido es mínimo, si las verduras que llenan el plato no lo son.

Alimentación ecológica para niños

Antes de terminar, dos consejos: Uno, no obsesionarse con que todo sea ecológico de un día para otro, porque en un hogar con niños es muuuuy difícil lograrlo. Lo mejor es empezar por pequeños cambios e ir haciendo poco a poco en función de las posibilidades de cada hogar. Y dos, ¡nada de culpabilidad! Hay gente que no puede evitar sentirse mal por no poder darle a sus peques toda la alimentación ecológica que quisiera. Pero un pequeño cambio ya tendrá un efecto muy positiva, tanto en la salud del niño, como en su educación (los valores que aprende) y para el medio ambiente.

¡Así que anímate a pasarte a la alimentación ecológica! Tu salud, la de tu familia y la del planeta de lo agradecerán ;)

Comentarios

  1. Acabo de descubrir tu blog y me parece muy interesante. También intento vivir de forma más sostenible con mi familia. Nosotros tenemos un proyecto de agricultura ecológica, por ahora es sólo un proyecto y espero poder llevarlo a cabo. Es de almendras en cultivo de secano. Te dejo el link por si quieres echarle un ojo.
    mipropiolimonero.blogspot.com/2018/08/apadrinar-un-almendro.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué proyecto tan bonito! yo vivo en tierra de almendros, y también he pasado muchos veranos de mi niñez y mi adolescencia ayudando a mis padres con la cosecha. Es un trabajo duro pero muy bonito. ¡Suerte con tu proyecto!

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Es uno de mis propósitos, consumir solo productos ecológicos. Como dices no es un cambio que se pueda hacer radicalmente pero poco a poco... Para mis hijos quiero lo mejor y además estoy concienciada con el medio ambiente. Y me gustaría tener mi propio huerto, eso para mí sería estupendo.
    Gracias por tu artículo tan completo y con buenos consejos!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy útil el artículo. Yo soy vegetariana y mi hijo también desde hace más de 7 años y no es nada fácil. Tuvimos nuestro momento vegano, pero es extremadamente difícil conseguir comida bien hecha y la falta de tiempo perjudica el DIY.
    Con respecto al aceite de palma, procuro no consumir productos que lo contengan como ingredientes... Pero qué difícil! La verdad es todo un propósito comer sano e inculcarle eso a nuestros hijos porque en su entorno no lo suelen ver... Mi hijo es el único en su escuela entera en tener este tipo de alimentación y ha sido considerablemente complicado hacer oídos sordos a las opiniones... Pero uno espera dejarle los valores necesarios para que no siga la corriente equivocada o la que más lo perjudique.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario