Actividad para peques: jugar con la luz y un espectroscopio casero

Ya hace años que los CDs han pasado a ser como reliquias el pasado, que ya casi ni se usan. Pero todxs guardamos en casa algunos, la mayoría completamente inútiles: el programa de instalación de un antivirus del 2008, un juego gratuito que regalaban con los yogures, un CD grabado en casa con los éxitos de nuestra adolescencia… Hoy os propongo una magnífica actividad para reaprovechar uno de estos CD y crear algo nuevo y sorprendente: un espectroscopio casero.

Actividad para peques: jugar con la luz y un espectroscopio casero

Empezemos por el principio. ¿Qué es un espectroscopio y por qué hacer uno para jugar con lxs peques?

Como seguramente recordaréis de vuestros años en el cole y en el instituto, la luz blanca (una onda electromagnética) es el resultado de la mezcla de varias ondas a diferentes frecuencias, cada una de un color. De hecho, si descomponemos un rayo de luz blanca el resultado será parecido un arcoiris: el rojo es de menor frecuencia, incrementando la frecuencia de la onda electromagnética pasando al naranja, amarillo, verde, azul y violeta. Difícil de explicar a un niño o niña, ¿verdad?

Un espectroscopio es un aparato que sirve para poder observar los espectros de la luz, descomponerla para ver esos colores que esconde. Así dicho parece complicado, pero es muy fácil hacer un espetroscopio en casa para que los niños jueguen con la luz y aprendan más.

Material

Materiales para hacer un espectroscopio casero
  • CD viejo. En nuestro caso, utilizamos uno con canciones infantiles que estaba tan rayado de usarlo que ya no iba.
  • Tubo de cartón de papel de WC o de cocina
  • Cartulina. Podéis usar un trozo de una caja de envase. En nuestro caso, utilizamos la caja de unas chocolatinas.
  • Rotulador
  • Tijeras
  • Silicona caliente
  • Cinta adhesiva

Instrucciones

Con el rotulador, marcad una redonda en el CD del tamaño del agujero del tubo de cartón. Recortad, para obtener una pieza que servirá para “tapar” uno de los dos extremos del tubo. Quitad la capa reflectante, para que deje pasar la luz. Para hacerlo, podéis usar la cinta adhesiva como si estuvieráis “depilando” el CD con cera: poned un trozo de cinta adhesiva en el CD, y tirad con fuerza para arrancar esa capa brillante. Una vez limpio, pegadlo con la silicona un extremo del tubo de cartón. Tapad el otro extremo del tubo con el trozo de cartulina, y hacedle una rendija en el medio para que pase la luz. 

Actividad para peques: jugar con la luz y un espectroscopio casero

¡Y ya tenéis listo vuestro espectroscopio casero hecho con materiales reciclados! Como no es demasiado estético, si queréis podéis jugar también a decorarlo: pintura, goma eva, gomets… Lo que queráis para que sea más “chulo”, aunque realmente no es necesario para que funcione.

Para utilizarlo, simplemente tenéis que hacer que entre luz por la rendija, y observar por el otro extremo para ver los espectros de la luz. A veces habrá que ir girando el tubo sobre sí mismo para buscar el ángulo correcto, pero acabaréis viendo la descomposición de la luz en varios colores. En esta foto, por ejemplo, se observa claramente una línea que empieza siendo de color azul intenso y va pasando al índigo, verde, amarillo hasta llegar al naranja: 

Descomposición de la luz en un espectroscopio casero

Esta actividad se engloba en el reto #LIDMCDS de la tribu Los Inventos de Mamá, de Instagram. Para ver más manualidades de otras familias con CDs como protagonistas, buscad este hashtag en Instagram. ¡No os lo perdáis, hay decenas de ideas buenísimas!

Comentarios