Reduciendo el plástico: cepillos de dientes ecológicos [+ manualidad]

¿Sabíais que cada año se desechan 4.500 millones de cepillos de dientes de plástico? Una parte considerable acaba contaminando los océanos. De hecho, el 1% del plástico que acaba en el mar corresponde a cepillos de dientes. Y es que los cepillos de dientes de plástico no son de usar y tirar, pero aun así tienen una vida útil muy corta. Además, aunque están hecho con plásticos técnicamente reciclables, están unidos de forma que esos plásticos son difíciles de separar, y además no son envases, por lo que a la práctica no se reciclan, y se tienen que tirar al contenedor gris, el de la fracción “resto”. Y ese plástico tarda de media 400 años en descomponerse. Por suerte, existen alternativas mucho más respetuosas con el medio, y además más divertidas: los cepillos de dientes ecológicos.

Reduciendo el plástico: cepillos de dientes ecológicos [+ manualidad]

Los cepillos de dientes ecológicos tienen una empuñadura de bambú. El bambú es un material ecológico fantástico para este tipo de artículos. Su crecimiento rápido hace que sea fácil de cultivar, sobre todo de forma sostenible, sin necesidad de deforestar grandes áreas selváticas o de bosques para crear plantaciones. Esta rapidez no le impide crear raíces fuertes que ayudan a prevenir la erosión del suelo, y además, absorbe el CO2 mejor que otros árboles. Y por descontado, al tratarse de madera es orgánico y por supuesto biodegradable.

En cuanto a la cerdas de los cepillos de dientes ecológicos, la inmensa mayoría son de nailon 4 o nailon 6, que si bien es plástico es el que presenta un mayor grado de biodegradabilidad. Además, hay que tener en cuenta que este tipo de cepillos no tiene Bisfenol A (BPA), un componente dañino para la salud y que está presente en los cepillos de plástico tradicionales. No es lo óptimo, cierto, y también existen cepillos completamente orgánicos con cerdas a base de pelo de cerdo. Pero después de consultar con mi dentista, y tras la experiencia de algunos conocidos, yo me quedo con los de nailon, al ser más suaves con las encías. Además, tampoco es una opción vegana, para los que estén interesados también en este tema.

Reduciendo el plástico: cepillos de dientes ecológicos [+ manualidad]

Así pues, cuando llegue el momento de tirar el cepillo de bambú y nailon, podéis quitar las cerdas con una pinzas y poner la empuñadura en el cubo del compostaje. Este pequeño gesto que parece una tontería puede representar una enorme diferencia.

Finalmente, otra ventaja de estos cepillos, más allá de ser biodegradables y ecológicos, es también el hecho de reducir el plástico de la vida de nuestros hijos. Ya hablamos un poco de ello en un artículo anterior sobre por qué es bueno optar por los juguetes de madera. El tacto de la madera es mucho más estimulante para ellos que el del plástico. Eliminamos también los colores y los dibujos estridentes, para sustituirlo por algo mucho más natural.

Si estás interesados, preguntad en tiendas locales de productos ecológicos o de venta a granel. Si no, también podéis encontrar muchísimas marcas diferentes por internet, como por ejemplo los de Brushboo o N-amboo

BONUS: Personaliza tu cepillo de dientes ecológico con tus peques

Os había prometido una actividad para peques, ¿verdad? Pues es tan fácil como personalizar los cepillos de dientes.

Reduciendo el plástico: cepillos de dientes ecológicos [+ manualidad]

La mayoría de cepillos ecológicos vienen con la empuñadura lisa de color madera natural, como mucho con algún logo o alguna inscripción. Aunque hay marcas que venden cepillos con las cerdas tintadas de varios colores, o con marcas de colores en la empuñadura, cuando compramos varios de iguales para los diferentes miembros de la familia, luego no siempre se puede diferenciar. Pero eso puede ser una ventaja.

Reduciendo el plástico: cepillos de dientes ecológicos [+ manualidad]

Podéis dejar a vuestros peques personalizar con rotuladores la empuñadura de sus cepillos de dientes con su nombre, algún dibujo o lo que ellos quieran. Les resultará mucho más estimulante y divertido que comprar uno de plástico de colorines, os lo aseguro. Eso sí, tened en cuenta dos cosas. Uno, que pinten solamente la empuñadura, no la parte que se pone en la boca, que cuando tienen rotuladores en las manos se vuelven locos. Nosotros la primera vez no pensamos en ello hasta que fue demasiado tarde... Y dos, sobre todo, que sean rotuladores permanentes, o en dos días se borrará todo. La primera vez lo hicimos con rotuladores normales, y A. y H. se llevaron un buen chasco al ver que ya no se veía nada.

Comentarios

  1. Me parece muy interesante lo que dices, hay que ir evolucionando en favor del medio ambiente , me apunto la información de estos cepillos de dientes y voy a buscarlos en las webs que mencionas! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los pruebas ya verás que van muy bien, son suaves con las encías pero limpian bien. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buenas noches guapísima
    Me parece una idea buenísima y una buena manualidad para hacer con los peques o para que lo hagan en un colegio. Una manera de concienciar a la gente.
    Yo no tengo paciencia pero me la apunto para estas vacaciones a ver si me animo aunque no lo veo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mayte! Esta manualidad en concreto no ocupa nada de tiempo y es extremadamente fácil. Con tener cepillos de dientes de bambú y unos permanentes, les dejas a los peques dos minutos y lo tienen hecho :P ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que interesante! No había visto esos cepillos nunca! Es verdad que tenemos que esforzarnos por consumir menos plástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente que no los conoce, porque en la mayoría de tiendas solamente venden los de plástico... ¡Ya me dirás si te animas a probarlos!

      Eliminar
  4. No tenía ni idea de todo lo que cuentas. No he sido consciente de ello hasta ahora. Si que me parece importante utilizar cepillos ecológicos por el bien de todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, cada pequeño gesto cuenta para el medio ambiente, ¡y mucho! Gracias por comentar ;)

      Eliminar
  5. madre mia... tienes razón... empezaré a probar otros cepillos... ya te contaré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro que te animes a probar! Ya verás, van muy bien tanto para peques como para mayores ;)

      Eliminar
  6. Son geniales!! Nosotros nos pasamos a unos de otra marca este verano y aunque al principio nos costó el cambio ahora estamos encantados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que al principio el tacto es diferente, pero limpian muy bien y son suavecitos. ¡Me alegro que os hayan ido bien! :D

      Eliminar

Publicar un comentario