5 cosas a tener en cuenta en las etiquetas para una alimentación sostenible

Leer las etiquetas de los productos que compramos es básico, imprescindible si queremos saber qué comemos y hacerlos bien. Pero no siempre es fácil leerlas, saber qué buscar, y “digerir” los datos que aparecen. Por eso, os propongo una lista de 5 elementos a tener en cuenta en las etiquetas de los productos de alimentación y del hogar para y consumo responsable y una alimentación más sostenible y ecológica para toda la familia. 

5 cosas a tener en cuenta en las etiquetas para una alimentación sostenible

#1 País de origen

Como he comentado en artículos anteriores sobre alimentación eco y km 0, consumir alimentos que hayan sido transportados desde muy lejos tiene una imprenta ambiental elevada, aunque se trate de alimentos ecológicos. Por eso es mejor optar siempre que sea posible por alimentación de proximidad, de productores locales o cercanos. 

#2 Aceite de palma

El aceite de palma es un enemigo del ecologismo. Aunque es cierto que existen plantaciones responsables, la mayoría no lo son, causando deforestación por culpa de los cultivos intensivos. A veces resulta complicado detectar el aceite de palma debido a los muchos nombres con los que puede aparecer, pero en general, cualquier componente que empiece o contenga “palm-” será derivado de este aceite. Otra forma de saber si hay en la composición es ver el porcentaje de grasa saturada. Si supera el 50% de total de las grasas, lo más probable es que haya aciete de palma en la receta.

5 cosas a tener en cuenta en las etiquetas para una alimentación sostenible

#3 Si es reciclado y/o reciclable

Recientemente escribí sobre los símbolos que aparecen en los productos o envases en relación a si se han fabricado con materiales reciclados o si es reciclable. Esto es muy importante para reciclar correctamente, y no poner a reciclar cosas que no son reciclables, por ejemplo

#4 Si es bio o ecológico

Existen varios sellos o etiquetas a tener en cuenta para saber si un producto realmente es ecológico, como el ecolabel o el sello bio europeo. Este tipo de marcas certifican que el producto y la empresa han sido auditadas y realmente son ecológicos. Así evitamos caer en la trampa del greenwashing, es decir que por la imagen de un producto o empresa y por el marketing, parezca eco sin serlo, para así aumentar sus ventas.

#5 Productos químicos

A menudo es inevitable comprar alimentos que contengan componentes químicos, como conservantes, colorantes, saborizantes u otros. Pero por regla general podemos optar por los productos que contengan menos de este tipo de componentes, o incluso que solamente tenga componentes naturales (sean o no eco). En cuanto a productos de higiene, como jabones, champús, cremas y demás, en general, cuantos menos componentes mejor, ya que normalmente significará que contendrá menos elementos químicos. 

Comentarios

  1. Buena información. Yo suelo mirar mucho los productos que consumimos. Sobre en los peques. ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado ;) HAces muy bien en mirarlo en detalle, leer las etiquetas de lo que compramos es primordial, pero mucha gente no se para a hacrlo, ya sea por falta de tiempo, de concienciación, de costumbre...

      Eliminar
  2. Hola!! yo suelo mirar las etiquetas desde que una amiga me recomendó que si tienen más de 5 ingredientes no era saludable y la verdad que me parecio logico con tantos saborizantes, espesantes y conservantes que les ponen hoy en día. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una buena práctica para alimentación, pero también para productos de higiene. Por regla general, cuanto más natural y sano, menos componentes/ingredientes. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Muy interesante, me quedo con ganas de saber más ;) yo miro siempre las etiquetas por un tema de alergias y la verdad es que muchas veces me sorprende lo procesados que están según que productos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puff, cuando hay que mirar alérgenos, la cosa se complica... Muchas marcas están empezando a concienciarse sobre este tema y a mejorar el etiquetado, pero queda mucho por hacer. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Que buena la información que nos compartes. Yo no tenía ni idea de lo que comentas, ahora voy a tenerlo en cuenta cuando haga la compra que con niños hay que tener mucho cuidado con lo que dices. Abrazos y gracias por la info.

    ResponderEliminar
  5. uyyyy...yo llevo muy mal este tema...en mi casa utilizamos muy pocas bio...lo único bio 100% que entra es el aceite de oliva extra que lo hago de mis olivos...por lo demás... lo sé... tengo delito!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestión de cambiar, aunque sea poco a poco. Hoy en día en la mayoría de supermercados hay productos ecológicos de calidad, a un precio bastante razonable. O a veces con optar por verdulerías de proximidad, por ejemplo, también logramos productos que aunque no son ecológicos, tienen una huella ambiental menor. ¡Anímate a probar! ;)

      Eliminar
  6. Muy útil tu post! nosotros llevamos tiempo queriendo consumir carne que haya vivido en buenas condiciones, es decir, pastando en el campo y sin estrés. ¿Sabrías algo de este tema?
    Consumimos muy poca carne, y para un vez que lo hacemos, nos gustaría que fuera así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco alguna ramadería ecológica que vende carne de calidad, de animales criados en libertad que te podría recomendar, pero también depende de dónde eres, para ver si tienes alguna cerca. Si quieres, mándame un email a hola(a)lafamiliamenta.com y lo hablamos ;)

      Eliminar
  7. Muchas gracias. Yo intento tb mirar etiquetas y seleccionar los q menos productos químicos tengan y q sean productos cercanos. Pero la verdad es q no es fácil y muchas veces tengo q renunciar a comprar ese producto por los ingredientes añadidos o por el país de procedencia donde hay más huella medioambiental y porque la reglamentacion de los pesticidas y aguas contaminadas no me dan seguridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, no siempre es fácil... Pero si cada vez que un producto no nos convence por estos temas dejamos de comprarlo, los fabricantes cambiarán sus políticas y mejorarán sus productos. Mira lo que ha ocurrido con el aceite de palma: la gente se está concienciando, y muchas marcas ya han dejado de usarlo. ¡Así que ánimos!

      Eliminar

Publicar un comentario