Una navidad (un poco más) sostenible III: Ideas para envolver regalos

En unos días Papá Noel va a llegar, con regalos a montones, y después de él los Reyes Magos. Esta es justamente la época del año en que se dispara la venta y el uso del papel de regalo. Un papel que será usado solamente una vez, como adorno, y luego irá a parar al contenedor de reciclaje, si hay suerte. Existen alternativas para que la cantidad de papel consumido estas fechas se puede reducir drásticamente, sin dejar de envolver los regalos.

Papel de diario

Una navidad (un poco más) sostenible III: Ideas para envolver regalos. Papel de diario

Aunque suene raro, la verdad es que el resultado puede ser bastante elegante. El papel blanco con las letras negras se pueden complementar con algún lacito de color o mejor aún, algún elemento natural, para un resultado la mar de bonito. Así reaprovechamos los diarios viejos y les damos un segundo uso, muy diferente del habitual.

Papel de cómic

En la misma línea que el papel de diario, si tienes cómics viejos, rotos, etc, en casa les puedes dar una segunda vida como papel de regalo. El resultado es divertido y atractivo, sobretodo para niños y adolescentes, si el cómic les gusta. Una consideración a tener en cuenta, idealmente no se tendría que destrozar un cómic “bueno” para esto, sino aprovechar si tenemos alguno roto o inservible; ya que no deja ser ser un elemento cultural y de lectura y no vale la pena dañar uno porque sí.

Hojas de calendario

Una navidad (un poco más) sostenible III: Ideas para envolver regalos. hojas de calendario

En casa de la familia Menta cada año compramos un calendario solidario hecho por Progat una protectora de animales local. Dicho calendario tiene una enormes y preciosas fotos de gatitos, una para cada mes del año. Cada año me sabía mal tirar el calendario tal cual, sin aprovechar esas bonitas fotografías. ¿La solución? Este año, las láminas de los gatitos nos servirán para envolver regalos. Eso sí, tienen que ser regalos pequeños, ya que como papel de regalo el tamaño es un poco justo. Otro truco sería combinar dos papeles, uno liso por la parte de abajo, la que no se ve, y la foto de calendario por la parte más visible. ¿A que es una monada?

Papel de regalo usado

Idea solamente apta para familias con niños paciente y un poco más mayores. Se trata de abrir los regalos con cuidado, sin rasgarlo, y reaprovecharlo para otros regalos. Por ejemplo reaprovechar el de navidad para Reyes, o el de cumpleaños anteriores, etc. Pero si hay niños pequeños en casa que no conocen la verdadera identidad de Papá Noel y los Reyes Magos, puede resultarles sospechoso que no se les deje romper el papel, y que dicho papel vuelva a aparecer en otro regalo al cabo de unos días. 

Cajitas

Una navidad (un poco más) sostenible III: Ideas para envolver regalos. Cajitas

Se puede comprar una caja bonita que no haga falta envolver, y poner el regalo dentro. Luego la caja se puede reutilizar perfectamente. Esta es quizás una opción menos práctica, ya que tiene algunas pegas: puede resultar complicado encontrar cajas de según qué tamaño o forma, supone un gasto extra ya que las cajas son bastante más caras que el papel de regalo, y si se hace a menudo, acumularemos más cajas de las que podamos utilizar luego. Pero se puede tener en cuenta para alternar con las otras opciones. 

Papel reciclado

Una navidad (un poco más) sostenible III: Ideas para envolver regalos. Papel reciclado

Con esta opción no se reduce el consumo de papel, pero al menos se reduce el impacto ambiental. Se puede optar por papel de regalo reciclado (aunque no es fácil de encontrar) o incluso por papel reciclado tipo kraft. Como ocurre con el papel de diario, si se combina con algún otro elemento el resultado puede ser muy vistoso y elegante, a pesar de la simplicidad del papel. Y si los niños son más grandes, pueden decorar los regalos pintando ellos mismos el papel kraft.

¡No te olvides de reciclar!

Reducir el consumo de papel está muy bien, pero esto no significa que no haya que reciclar el que vayas a utilizar, ya sea papel normal, reutilizado, kraft, de diario, de cómic o del tipo que sea. Lo mejor es evitar que se mezcle con otro tipo de residuos desde un principio, ya que separarlo luego es más complicado. En casa de la familia Menta, por ejemplo, preparamos disimuladamente la cesta que utilizamos para guardar el papel antes de tirarlo al contenedor de reciclaje, y la dejamos cerca del sitio donde se abrirán los regalos. Así, a medida que los peques van desenvolviendo lo vamos tirando directamente y simplificamos la tarea de recogida.

Y vosotros, ¿tenéis algún truco más para ahorrar papel en Navidad? ¡Esperamos vuestros comentarios!

Comentarios

Publicar un comentario