Reduce el consumo de plástico de tu familia fácilmente con estos 8 trucos

El plástico es omnipresente en nuestras vidas. Resulta muy difícil, aunque no imposible, escapar de él. Pero el impacto ambiental que genera, tanto por su proceso de fabricación como por los residuos generados, hace que cada vez más personas decidan prescindir al máximo de este material. En un hogar con pequeños puede parecer difícil, pero existen pequeños gestos que pueden ayudarnos a reducir considerablemente el plástico de nuestras vidas, sin a penas esfuerzo.

  • No utilices pajitas. Ya hablamos anteriormente sobre por qué es importante evitar las pajitas de plástico. Existen alternativas como las de metal, vidrio, o incluso bambú, mucho más ecológicas. 
  • Opta por biberones de vidrio. Hoy en día se ha normalizado el uso de biberones de plástico, pero los de vidrio son más fáciles de limpiar, y se pueden limpiar más a fondo, además de no absorber olores. 
  • Evita los alimentos y productos envasados individualmente o en raciones, como bollería o galletas, o cápsulas de jabón para la ropa. Es muy práctico, sí, sobre todo para el desayuno en el recreo, o la merienda al salir de clase, pero no cuesta nada cambiar esos paquetitos por fiambreras o envases reutilizables. 
  • Compra siempre que puedas a granel. No siempre es fácil, pero existen muchas tiendas donde encontrar alimentos a granel. Y si no puedes, opta por los botes de vidrio o las cajas de cartón siempre que puedas. 
  • No utilices bolsas de plástico. En las tiendas y en los supermercados cada vez se consumen menos bolsas para guardar la compra, pero las estanterías de frutas, verduras y demás productos a granel están llenas de esas pequeñas bolsas transparentes para que los clientes se sirvan. De poco sirve comprar a granel, si lo que compras lo pones en una bolsita de plástico. Mejor opta por bolsas reutilizables de tela, que puedes comprar o hacer en casa. O si solamente vas a comprar una pieza grande de una fruta o verdura, por ejemplo, como un calabacín o una manzana, también puedes cogerlo directamente sin bolsa.
  • Regala o pide que regalen a tus hijos juguetes de madera, de trapo o de materiales no plásticos. Hay mucha variedad, y cuentan con numerosas ventajas para los pequeños, como el mejor desarrollo sensorial, o ser más resistentes. 
  • No uses cápsulas de café de un solo uso. Mejor una cafetera de toda la vida, que soporta muy bien el paso del tiempo y la usura, y no genera residuos plásticos. 
  • Basta de chicles. ¿Sabías que los chicles se fabrican con polímeros del petróleo y azúcar, que tardan hasta 5 años en biodegradarse? El chicle no aporta nada, no cubre ninguna necesidad, así que es fácil prescindir de él. Pero si ves complicado eliminarlo al 100% de tu vida, o de la de tus hijos, tienes que saber que existen chicles naturales, orgánicos y biodegradables, aunque admito que no son fáciles de encontrar. 
Como ves, no se trata de gestos complicados o que cambien radicalmente tu vida diaria o la de tu familia. Pero sí son cambios que reducirán enormemente vuestra huella ambiental. Además, ten en cuenta que si tus cachorros se acostumbran a evitar el plástico siempre que sea necesario mientras sean pequeños, pasará a formar parte de sus hábitos para toda su vida. 

¿Se te ocurren otros trucos para reducir el plástico? ¡Espero tus comentarios!

Comentarios

  1. Ya podemos empesar a rebajar el gasto de plastico altiro o nos quedamos sin mares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, reducir el consumo de plástico es muy importante si queremos preservar el medio ambiente. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar

Publicar un comentario