Eco, bio, orgánico, ¿cuál es la diferencia?

¿Sabías que existen diferencias entre los alimentos ecológicos, también llamado eco, biológicos, o bio, y los orgánicos? Tantas etiquetas y tantos nombres diferentes pueden resultar confusos cuando vamos a hacer la compra. Aunque la legislación vigente de la Comunidad Europea no diferencia estos tres términos y los considera sinónimos, existen pequeñas diferencias a tener en cuenta.


Según la normativa establecida, los tres términos, eco, bio y orgánico, se refieren a aquellos productos que no han sido tratados con ningún tipo de pesticida o producto químico, han sido cultivados respetando los ciclos propios de la naturaleza sin manipulación genética, y proporcionan beneficios para el medio ambiente y la comunidad agrícola y ganadera local.

Pero existen diferencias. En el caso de los alimentos ecológicos, nos referimos a aquellos que tienen una procedencia respectuosa con el medio ambiente, que desarrollan todas sus etapas de crecimiento y producción como en la naturaleza y sin intervención artificial (ni plaguicidas, ni antibióticos, etc). Otra cosa son los alimentos biológicos, que no significa otra cosa que no han sido modificados genéticamente, o que sus ingredientes no lo han sido.

En cuanto a los alimentos orgánicos, es un término que se aplica a los que no han sufrido ninguna intervención química, como pesticidas o fertilizantes. cuidado, no todo lo orgánico es bio: puede ser un alimento manipulado genéticamente aunque no contenga químicos.

Existe una certificación ecológica para este tipo de productos, pero por desgracia existe muchos casos de fraude al respecto: productos que se anuncian como bio, eco u orgánicos sin estar realmente certificados. Así que no está de más comprobar siempre las etiquetas, para estar seguros de que lo que compramos es realmente lo que creemos y queremos.

Finalmente, tener en cuenta que los alimentos más “puros” serán los que lleven el distintivo de ecológicos, así que ante la duda, mejor priorizarlos antes que los bio o los orgánicos.

Comentarios