Conciencia ecológica y las ventajas de cocinar con niños

La cocina suele ser una actividad que llama la atención a los niños. De hecho, hacer que los más peques participen en las labores de la cocina es un excelente ejercicio para ellos, a muchos niveles. ¿Quieres saber más sobre las ventajas de cocinar con tus hijos?


Implicar a los niños y niñas tiene muchas ventajas para su desarrollo. Es muy útil para el desarrollo sensorial, ya que entran en juego muchos sentidos, entre ellos el gusto y el olfato, que no suelen estar implicados en las actividades que realizan más allá de comer. También ayuda al desarrollo de la motricidad fina y la destreza, con la manipulación de los alimentos. Ayuda a fomentar su autoestima, al sentirse útil en casa, y saber hacer o ayudar en una labor tan compleja como es cocinar. Es muy bueno para fortalecer la relación y la complicidad con los padres, al trabajar codo con codo entre fogones. Les ayuda a tener una mejor alimentación, ya que serán más proclives a probar nuevos platos si han participado en su elaboración. Podríamos estar nombrando ventajas de cocinar con niños durante días.

Pero en este artículo quiero destacar la relación entre la cultura gastronómica y la conciencia ecológica, una relación firme pero que no siempre es evidente.

En primer lugar, los platos precocinados suelen estar cargados de aditivos de todo tipo, preparados con alimentos de los cuales poco o nada sabemos sobre su origen, con muchos envoltorios de plástico y/o de cartón, etc. Es decir, suelen ser muy poco ecológicos. Por lógica, pues, la cocina tradicional puede ser una magnífica aliada del ecologismo en casa.

Otro punto en común es que la cocina de toda la vida es cocina de temporada. Antaño la población solo consumía productos de kilómetro cero, básicamente porque no había la posibilidad de comprar alimentos cultivados en la otra punta del mundo, o como mucho eran delicias reservadas a las clases más privilegiadas. Además, aprender qué alimentos se cocinan en cada estación del año también es una forma de aprender más acerca del ciclo de la naturaleza.

Por otra parte, al cocinar nos interesamos por qué estamos comiendo. Si existe una cierta preocupación por el tipo de alimentos consumidos, su calidad, etc., es más fácil sensibilizarse acerca de la alimentación ecológica, que suele basarse en productos de calidad a nivel gastronómico y nutritivo.

¿Se te ocurren más relaciones entre gastronomía y ecología? ¡Espero tu opinión en los comentarios!

Comentarios