Los 10 mandamientos del hogar eco

Hay personas que se agobian ante los cambios necesarios para tener un hogar ecológico. Se pueden hacer grandes cosas, cambios que modifiquen fuertemente el día a día. Pero es recomendable empezar poco a poco e ir adoptando nuevas medidas conforme nos adaptemos a las anteriores. Hoy os propongo 10 cosas fáciles de llevar a cabo y que se pueden considerar imprescindibles para un hogar preocupado por la sostenibilidad.

1. Reciclarás todo lo que puedas

Tener una cocina pequeña no es excusa para no reciclar. Hay gente con cocinas diminutas que logran encontrar soluciones eficaces y sobre todo cómodas para poder reciclar sus residuos diarios. Querer es poder. Incluso para los niños puede ser un juego divertido, si te lo propones. Para muestra un botón: con solo tres años, a A. le encanta tirar cosas a la basura, e intentar adivinar en qué cubo va cada cosa.

Pero no nos olvidemos de otros elementos, como juguetes o pequeños electrodomésticos, restos de poda, muebles viejos, aceite de cocina usado, etc. Se pueden llevar a los centros de recogida sin problema, para que allí se ocupen de ellos de la mejor forma posible. ¡Incluso puede ser una actividad divertida para realizar con los niños!

2. No tirarás basura al suelo

No es exactamente un mandamiento para tener en cuenta en el hogar propiamente dicho, pero es igual de importante. No hay que tirar papeles o basura en general al suelo, ni en el campo, ni en la montaña, ni siquiera en la ciudad. Seamos responsables con nuestros residuos fuera de casa, y enseñemos a nuestros hijos a ser respetuosos con su entorno, sea cual sea.

3. Vigilarás el consumo de agua

Esto también es muy básico. Cuidado con los grifos que gotean, con los pequeños escapes, etc, que derrochan agua (¡y dinero!) sin necesidad. En este sentido, no hay que olvidar explicar a los niños, sobre todo cuando son pequeños, que el agua no es infinita, sino que se tiene que cuidar porque tiene que haber para todas las personas, plantas y animales.

4. Entrarás en contacto con la naturaleza

Enseña tus hijos e hijas a amar la naturaleza, llévales siempre que puedas a bosques, granjas, jardines botánicos, campos… Cualquier contacto con la naturaleza será extremadamente beneficioso para ellos a nivel físico, emocional y cognitivo. Y así conocerán mejor su entorno y serán más conscientes de la importancia del medio ambiente

5. Enseñarás a tus hijos todo lo que puedas sobre el medio ambiente

En línea con el cuarto mandamiento de los hogares eco, es muy bueno fomentar en los pequeños el aprendizaje relacionado con el medio ambiente. Ya sea a través de documentales, de talleres, de libros, o de cosas que tú puedas explicarles, a tus peques les va a encantar todo lo que les puedas enseñar sobre este tema.

6. Plantarás, sembrarás, cuidarás…

La mejor forma de aprender es con la práctica. Así que haz que tus peques colaboren con las tareas de jardinería: regar y cuidar plantas será una tarea bonita y útil para comprender el ciclo de la naturaleza, que podéis hacer todos juntos.

Incluso, si os animáis, podéis hacer un huerto casero, en que participéis todos. ¡Para ellos será maravilloso cuando llegue el momento de comer lo que ellos mismos han cultivado!

7. No dañarás plantas ni animales de forma innecesaria

Se trata de respetar el bien común y no causar daños innecesarios. Por ejemplo, ¿por qué tallar un nombre o un dibujo en un árbol? ¿Por qué matar una araña que ha entrado en casa, si lo podemos sacar por la ventana? Aunque, como ya dije en el post de presentación, no soy ecologista radical, sino práctica. Si nos invaden los mosquitos es obvio que tendremos que poner un remedio a eso. Pero antes de matar o dañar un animal o planta, piensa ¿es necesario?

8. Apagarás las luces

Otro clásico. Cuidado con no apagar las luces al salir de una habitación, con tener luces encendidas cuando la luz natural es suficiente, con tener enchufados electrodomésticos de forma innecesaria, etc.

9. Reutilizarás todo lo que puedas

Vayamos a lo práctico, con algunos ejemplos. Casi todo el mundo busca alguien que pueda aprovechar la ropa que se les queda pequeña, ya que con su rápido crecimiento a menudo no tienen tiempo casi de usarla. Pero si está muy dañada como para que la lleve alguien más, seguro que le podéis encontrar otros usos, por ejemplo recortar la tela para hacer ropa para muñecos o para hacer manualidades. Lo mismo con el material escolar. Si ya no lo usan, seguro que a alguien le vendrá bien. Otro truquito para los más artistas: dibujar en hojas a doble cara, para así aprovechar ambos lados.

10. Cuidarás a tu mascota

Para un niño o niña, cuidar a una mascota es una lección de responsabilidad, y fomenta valores como la amistad, el respeto, la empatía, ¡y les hace felices! Si no tenéis mascotas como perros o gatos por el motivo que sea, siempre hay opciones más “fáciles”, como un par de peces de colores o un hámster. Sea cual, que los peques sean partícipes de su cuidado será una gran lección para ellos.

Comentarios