Remedios naturales y ecológicos: suavizante casero libre de químicos

Los suavizantes comerciales tienen muchos inconvenientes, entre otros el de ser contaminantes. Pero existen alternativas ecológicas, económicas y efectivas que podéis preparar en casa. Y si es con la ayuda de los peques, ¡mejor!

Existen muchos motivos para prescindir de los suavizantes comerciales:
  • Son contaminantes. Muchos de sus componentes químicos resultan contaminantes y no son biodegradables.
  • Problemas cutáneos. Las personas con la piel sensible, dermatitis, etc, puede sentir irritación y molestias al utilizar suavizante
  • Problemas respiratorios. Los perfumes químicos no son buenos para las personas con alergias respiratorias o rinitis.
  • Disruptor endocrino. Algunos estudios sugieren que algunos elementos químicos de los suavizantes actúan a largo plazo como disruptor endocrino. Es decir, favorece las alteraciones hormonales. Esto ya de por sí es un problema para las personas que lo utilizan, pero además hace que sea todavía más contaminante, puesto que los resíduos en el agua pueden provocar este mismo efecto en los animales salvajes.
Así pues, tenemos buenos motivos para no utilizar suavizantes para la ropa comerciales. Para los que queremos seguir notando la ropa suave y perfumada, existe la opción de hacer un suavizante casero natural, barato y muy fácil.

Ingredientes

Para fabricar este suavizante casero necesitaremos muy pocos ingredientes.
  • 800 ml de vinagre
  • 200 ml de agua
  • 60 gr. de bicarbonato de sodio
  • Aceites esenciales, de forma opcional
Remedios naturales y ecológicos: suavizante casero libre de químicos

Antes que nada, quiero resaltar que no se trata de una fórmula exacta. Quiero decir que podéis variar las proporciones para crear vuestra propia fórmula. 

El vinagre es un producto de limpieza maravilloso. No solamente servirá como base para que este suavizante ecológico casero deje la ropa perfecta, sino que ayudará a mantener la lavadora libre de cal y limpia. Yo utilizo vinagre de limpieza (concentrado), pero el vinagre de manzana también funciona muy bien.

En cuanto a los aceites esenciales, realmente no son necesarios para que el suavizante funcione, pero sí dan un buen olor a la ropa que resulta muy agradable. En mi caso, mezclo aceite de bergamota con aceite de romero. El aceite de bergamota, dulce y cítrico a la vez, tiene propiedades antibacterianas y fungicidas, además de tener un efecto relajante. En cuanto al aceite de romero, es un antiséptico que ayuda a mejorar la piel irritada y sensible, con eczema o dermatitis. Ambos olores combinan la mar de bien juntos. Pero podéis poner los que más os gusten, como por ejemplo los florales como jazmín, rosas o azahar.

Como material, necesitaréis un recipiente lo suficientemente grande para guardar la mezcla. En mi caso, utilizo un envase de plástico de jabón para la ropa vacío y limpiado previamente. Y opcionalmente, un barreño o similar para hacer la mezcla, si no quieres hacerla directamente dentro del recipiente.

Instrucciones

Mezclad el vinagre y el agua, y luego echad poco a poco el bicarbonato. Esta mezcla tiene un efecto efervescente, por lo que mejor hacerlo poco a poco, mezclando bien, y vigilando que no rebase el recipiente. Una vez bien mezclado, añadid las gotas de aceites esenciales al gusto, según preferáis un olor más suave o más fuerte. En mi caso, pongo 25 gotas de aceite de romero y 25 de bergamota. Puede parecer mucho, pero una vez la ropa lavada el olor que queda no es fuerte para nada.

Remedios naturales y ecológicos: suavizante casero libre de químicos

Os podéis animar a hacer vuestro suavizante con la ayuda de vuestros peques. El vinagre y el bicarbonato no son productos tóxicos, y ver las burbujas y la espuma que aparece al mezclar estas dos sustancias puede ser muy emocionante. De hecho, cuando lo hacemos en casa con A. y H., ellos dicen que van a hacer “experimentos” y les encanta. En caso de hacerlo así, os recomiendo hacer la mezcla en un barreño o similar para que ellos puedan observar mejor, y que les sea más fácil hacer la mezcla. Luego lo podéis pasar al recipiente con un embudo si hace falta.

Cuando vayáis a utilizar vuestro suavizante casero ecológico, recordad primero sacudir un poco el recipiente, para aseguraros de que esté todo bien mezclado. En cuanto a cantidades y forma de uso con la lavadora, utilizadlo igual que un suavizante comercial. Tened en cuenta también que si laváis alguna prenda a mano, lo podéis utilizar sin problema para echar directamente sobre la ropa, o dejarlo a remojo.

Comentarios